Como comentábamos hace un tiempo, Sony nos trajo una nueva cinta del hombre araña, que si bien, probablemente no sea la película más esperada en las vísperas de diciembre (donde ayer fue el su estreno, nos tocó una sala con solo 6 personas en la sala), aun así, era una cinta esperada para los fanáticos de los cómics de Marvel, ya que se genera una cantidad contundente de referencias a ellos, especialmente al ya conocido universo Ultimate y el evento denominado Spider-Verse de Dan Slott.


    Sinopsis

En un universo paralelo donde Peter Parker ha muerto, un joven de secundaria llamado Miles Morales es el nuevo Spider-Man. Sin embargo, cuando el líder mafioso Wilson Fisk (a.k.a Kingpin) construye el «Super Colisionador», este trae a una versión alternativa de Peter Parker que tratará de enseñarle a Miles como ser un mejor Spider-Man. Pero no será el único Spider Man en entrar a este universo, donde 4 versiones alternas de Spidey aparecerán y buscarán regresar a su universo antes de que toda la realidad colapse.


Ficha técnica

  • Título original : Spider-Man: Into the Spider-Verse.
  • Año: 2018.
  • Duración: 117 min.
  • País: Estado Unidos.
  •  Dirección: Bob Persichetti, Peter Ramsey, Rodney Rothman.
  • Guion: Phil Lord, Rodney Rothman.
  • Personajes: Stan Lee, Brian Bendis, Sara Pichelli, Steve Ditko.
  • Música: Daniel Pemberton.
  • Productora: Sony Pictures Animation / Marvel Animation / Marvel Entertainment / Columbia Pictures / Pascal Pictures / Sony Pictures Entertainment / Lord Miller.

¿Recomendable?

La verdad, se me hace difícil por dónde empezar todo esto, porque me generó la cinta muchas sensaciones. Rara vez alguna película va tan enfocada a los fanáticos de los cómics, pero al mismo tiempo está hecha de tal manera que una persona normal puede entender la trama, que nos brinda un nuevo tipo de animación y con un nuevo enfoque, donde algunos detalles como los globos de pensamiento o de dialogo le dan una mejora considerable a los personajes junto con la mezcla de estilos de los otros universos.

Otro punto importante es el desarrollo de los personajes, ya que nos podemos preguntar: ¿Cuantas veces mataron al tío Ben?, y bueno, en verdad no son muchas, pero si hay desarrollo importante de Peter Parker y del otro Peter Parker, que nos muestran sus vidas de una manera simplificada pero entendible, sin dejar afuera lo más importante que desarrolló Spider-man para Stan Lee: El héroe que debe lidiar con una vida normal fuera de las mallas.

No podemos dejar a afuera a Miles Morales, ya que es el personaje al que más se dedica la película y por lo cual mayormente presenciamos su vida para convertirse en el nuevo Spider-man.

¿Conocen a Peter Porker?

Para aclarar un poco más las cosas: la película se desarrolla en el denominado universo Ultimate o 1610 (generalmente los universos tienen denominado un numero en Marvel o DC), y es el universo donde el héroe que muere permanece muerto. Es una forma en que Marvel quiso llevar las cosas más a la realidad sin tocar su universo principal, que es el universo 616. Pero la película va más allá e introduce más universos como el 8311, que es el universo donde pertenece Peter Porker.

Como ya es típico en Marvel, tenemos una fusión de humor y tragedia, quizás un poco más tirado hacia el humor, pero aun así no deja cruzar completamente la línea, el héroe en decadencia y el villano que arriesga todo por algo que un día amó. ¿No les suena a Daredevil?

La avalancha de referencias llega incluso a incluir un conocido meme, por lo que les recomiendo que estén atentos a todo, donde incluso la música causa una armonía en cada momento y la mayoría de los cómics nos deja colgados para una continuación. 

Para terminar, la película tuvo un memorial a Stan Lee (también tiene su cameo en la película) y un recordatorio a Steve Dikto, no sé qué tan seguido aparecía alguien como Dikto en los créditos, pero en éste momento le dieron un espacio bastante grande junto a Stan.


De las seis personas que estábamos en la sala solo quedamos 3 para el post-créditos, y que no se engañen de ella porque sí existe, aunque solo es una y está bien al final.